Entradas Dorian Wood en Valencia

  • Lugar: Ram Club (Espai Rambleta)
  • Fecha: 18 de enero 2014
  • Hora: Apertura 21:00h / Inicio 23:00h
  • Precio: Desde 10€ (+ gastos gestión)

El angelino de origen costarricense paseará su arrebatador carisma por nuestros escenarios el próximo enero. Porque lo suyo es someter al público, enfrentarlo, a una especie de “apocalypse, now” en clave pop. Hablamos de un hombre orquesta que, aunque vendrá con una banda que incluye bajo, percusión, teclados y acordéón para envolver su voz, se sobredimensiona al abrir la boca. Como ocurría con Levi Stubbs (The Four Tops) o pasa conAntony Hegarty (aceptamos las comparaciones con el autor de “I Am A Bird Now” con sano espíritu promocional). Y es que Dorian lo da todo, sudor y lágrimas -en estudio también, pero más en directo-, mientras se hace pasar por trasunto de, según lo demande la canción, Scott Walker, Nina Simone, Nick Cave Tom Waits, enchufando a su interpretación una carga emocional tensa y exuberante. De ambigüedad sexual encubierta (o no). De puñetazo en la mesa. Armado con un saque vocal que  quedaría como un traje de sastre a un predicador y con especial talento para experimentar (esos ataques ruidistas), Wood empezó a cultivarse en el mundo de la partitura desde la infancia. Transcurridos los años, cambió el conservatorio por los circuitos de bares gay de L.A. Su música, tan académica como “underground”, tan armónica como disonante. Llegó en 2007 su debut largo, “Bolka”, y dos años más tarde el EP “Black Pig Suite”, ambos conjugando el atrevimiento formal de su cóctel (folk, soul, coros búlgaros, música experimental: todo entrelazado), en el que se daban la mano la espiritualidad del sur estadounidense y el virtuosismo del Tin Pan Alley de la época dorada. Un par de óperas modernas después, así como diversas actuaciones comisionadas por instituciones de prestigio (Los Angeles Contemporary Exhibitions), universidades (UCLA) y museos de renombre (el MOCA californiano), llegó su segundo disco, “Brutus” (2010), un salto sin red, solo voz y piano, grabado en directo en la iglesia londinense de St. Giles-In-The-Fields durante una gira europea. Desde entonces el reto de este fan de Tino Casal (es cierto) ha sido preparar “Rattle Rattle”, su tercer álbum, que salió a principios de este año. Una épica colección de canciones que dispensa como si fueran una pieza: hace pensar en Scott Walker rehaciendo el “Smile” de Brian Wilson. Serán conciertos excéntricos, con aire dramático y fantasmal. Diferentes, como es él.

Comentarios: