Honestidad, confianza y respeto penetran la música de Eilen Jewel desde la  edición de su álbum “Boundary County”, en 2006. Desde entonces esta nativa de Boise ha grabado 5 álbumes de estudio para Signature Sounds con su banda, y dos más como miembro de Sacred Shakers, banda de base gospel procedente de Boston, (también para signature Sounds), de la que también forma parte su propia banda.

Su último disco (“Sundown Over Ghost Town”) es la culminación del trabajo de Jewel hasta la fecha (y se lanza 26 de mayo).

Es complicado clasificar la música de Jewel. Se han usado términos como alto country, rock de raíces, country negro, americana  pero aun es más complicado no quedar completamente cautivado por la versatilidad, las historias y las imágenes musicales de esta cantautora. Su preciosa voz hace sentir que canta solo para ti, en un porche sintiendo la brisa, o junto a una hoguera.

Algunos ejemplos: “Butcher Holler”, es el aclamado tributo a Loretta Lynn publicado en 2010, en el que enfatiza su amor por la música country dura y tradicional. En contraste con esto encontramos la versión electrificada de "Shakin' All Over," que en los 60 fue interpretada por Johnny Kidd and the Pirates convirtiéndose en número uno en las listas británicas. Esta canción destaca dentro del disco “Sea of Tears” de 2009. El brillo de la guitarra de  Jerry Miller da impulso a esta canción en la que aparecen indicios de surf instrumental sesentero. En “Queen of the Minor Key”, de 2011, cuenta con invitados de la talla de Big Sandy y Zoe Muth. Jewel escribió todas las canciones. Una de sus favoritas es “Warning Signs”, con referencias a una viuda negra, una serpiente de cascabel y un cuervo de ojos pequeños y brillantes . Jewel se refiere a esta canción como escalofriante.

The Boston Globe presentó  “Minor Key” como “de crudeza emocional y cautivador” y un comentarista de NPR declara “tiene una voz dulce y clara con un instinto asesino latente bajo la superficie brillante”

Cuatro años después del lanzamiento de “Minor Key”, Jewel y su banda, (compuesta por el guitarrista Miler, el bateria Jason Beek –marido de Eilen Jewel, que resplandece como un joven Levo Helm- y el contrabajista Johny Sciascia –que hizo su esperado retorno con “Sundown Over Ghost Town”-) Rico en visiones llenas de movimiento, voces dulces, elegantes y ahumadas y canciones de una gran belleza autobiográfica, “Sundown Over Ghost Town” cuenta con interpretaciones estelares y es probablemente su album más personal hasta la fecha: el disco, con todas las canciones escritas por Jewel es un reflejo conmovedor de su retorno a la ciudad natal de Boise después de casi una década en el noreste.

La cantante explica: “Mi banda y yo grabamos juntos en directo. Fuimos nuestros propios productores y trajimos algunos invitados para llevar el disco a otro plano. La principal diferencia es que todo se hizo en Idaho y nuestros invitados pertenecían a esta zona. Intentamos evitar que la larga pausa que nos habíamos  tomado influenciara en ningún aspecto. Quería que este álbum se sostuviera por sí solo” Y lo hace. Perfectamente.

“Sundown Over Ghost Town” comienza con “Worried Mind”, una canción agridulce sobre búsqueda y redención. El melancólico pedal Steel de Jake Hoffman, artista invitado en esta canción, y la letra de apertura dan impulso a esta canción: “Been all around this world, just to come back to you. Oh my love, my sweet love. It's a long and lonesome highway, it's a bitter shade of blue. Oh my love, my sweet love,_” (He recorrido este mundo para volver a ti. Oh mi amor, mi dulce amor. Es un camino largo y solitario, es una amarga sombra de tristeza. Oh mi amor, mi dulce amor…) 

Así es como Jewel comienza a transportar a la audiencia a lejanos lugares místicos.

“Hallejulah Band” es la siguiente canción, y cuenta una serie de historias reales. “La primera es acerca de una experiencia que tuve en la adolescencia con mi mejor amiga”, cuenta la artista. “Su novio se enteró de que existía una cueva desconocida  en medio del desierto. Después de entrar en ella trepamos sujetando linternas entre los dientes, caminamos durante horas. Había agua a nuestros pies y trenes de carga pasaban por encima. Para mí fue una experiencia religiosa. Cuando ocurre algo tan conmovedor como esto te das cuenta de lo grande que es la vida y lo magnifico que es el mundo.  Quizá yo no sea merecedora de algo así, pero en cualquier caso lo disfruto. La segunda historia, en esa misma canción, es acerca de cuando era una niña y tenía un lugar secreto que solía visitar. Solo era una pequeña hendidura en la tierra, y yo me sentaba sobre las agujas del pino con mi muñeca. Pero para mí tuvo mucha importancia, y aún la tiene. Ahora no sería capaz de encontrar ese lugar, en cualquier caso tengo que recordar buscarlo, al menos de forma simbólica. El objetivo es estar disponible, preparada para ser ese instrumento de Dios, Diosa o como quieras llamarlo, podrías ser el elegido para unirte al grupo” Como en muchas de sus canciones, Jewel introduce alma y corazón en una pegadiza canción de tres minutos.

Otra canción a destacar “Sundown Over Ghost Town” es la alegre “Rio Grande”, que con su intro de trompeta interpretada por Jack Gardner, y entrelazada después con la guitarra de Miller, suena como si fuera una gran canción de los desaparecidos Mavericks. “Escribí esto en una pequeña cabaña en las montañas, en un terreno perteneciente a mi familia, al final del invierno” Jewel recuerda “Comencé a escribir primero lo que sería el último verso  “The pines have lost their green, now they stare without a sound; the wind's too cold to sing, snow is heavy on the ground” (“Los pinos han perdido su verdor, ahora fijan su mirada sin un sonido; el viento es muy frio para cantar, la nieve es pesada sobre la tierra”) Estaba escribiendo sobre lo que veía a mi alrededor, pero inmediatamente se transformó en una canción acerca del sureste y cómo, siempre que voy, algo se derrumba. Me he dado cuenta de que al margen de mi amor por esa tierra, siempre parece escupirme, por eso me fui de allí después de terminar la universidad”

Comments: