Una de las voces que, desde Ojos de Brujo, revolucionó la escena musical coincide con el guitarrista de referencia del panorama flamenco. Marinah y Chicuelo han plasmado su irreverente aventura e un nuevo disco. Creatividad en estado puro.

Juntos transitan y cruzan las fronteras entre diferentes músicas de raíz, les inyectan nueva vida sin prejuicios ni ataduras. Con la rumba como punto de reunión e improvisación, celebran una fiesta a la que asisten desde Miles Davis o John Coltrane hasta García Lorca o la popular habanera Mi Madre fue una mulata.

Comments: