Howlin’ Jaws recupera la bendita receta del Rock & Roll: voces enérgicas, riffs
ardientes, slap frenético en el contrabajo e intensidad en cada golpe de batería.
Todo ello tocado por tres jóvenes estrellas de cine con aspecto de chavales
parisinos. Tan bien se peinan que habiendo cumplido los veinte años de edad
bien se merecen que los patrocine una marca de cera para el cabello.
Su música, composiciones originales que beben del Surf, el Blues del pantano,
el Blues del sur y el de Chicago. Todo ello bien bañado en actitud garagera y
manchado de sudor. Así avalados por su puesta en escena han recorrido clubs
de toda Europa y viajado hasta Japón donde también han sido editados sus
discos. Rodajas de vinilo negro en 7” que han servido de prólogo al mini Lp
Burning House. Un trabajo discográfico producido por la propia banda, una
interesante puesta al día de los sonidos que interesan a estos tres músicos
franceses que sin olvidar la música de raíces ya anuncian no tener ningún
interés en limitar sus composiciones a los movimientos revivalistas.

Comentarios: